Zurdo mano cagada

por Román Guadarrama

Al bisabuelo lo queríamos porque él nos toleraba y punto, no voy a decir más. Su postura reservada unía a... Leer más

Los hombres sin miedo

de Jorge Arturo Borja

Todavía iba royendo la caña del aguardiente que se había tomado cuando empujó las puertas abatibles de la pulcata. Iba... Leer más

Sobre tu espalda

por Alejandra González Martínez

Allá lejos, en la colonia bonita, te esperan los ladrillos, el cemento: materias para fraguar ilusiones a quien pueda pagar... Leer más

Café de Flore

por Leticia Arenas

Tengo como costumbre, asistir los fines de semana al Café de Flore del Boulevard Saint Germain, en la Ciudad de... Leer más

Napoleón en harapos

de Jorge Alberto Avendaño

Por eso le vendí, su cara me dio no sé, confianza, el morro se veía de por ahí de unos... Leer más

Jugar con fuego

por Édgar Adrián Mora

La cosa comenzó como un juego. Esto, claro, si puede llamársele juego a la malsana costumbre que tengo de arrancar... Leer más

Encuentro tardío

por Gonzalo Trinidad Valtierra

Para Alex Rojas   Al descender del púlpito, el pastor Marcín se enjugó el sudor con el pañuelo color durazno... Leer más