Aunque parezca demasiado tarde

por Alonso Mar铆n Ram铆rez

Despert茅 a las tres de la ma帽ana. Durante veinte minutos intent茅 volver a conciliar el sue帽o, sin conseguirlo. Le atribu铆... Leer m谩s

Caf茅 de Flore

por Leticia Arenas

Tengo como costumbre, asistir los fines de semana al Caf茅 de Flore del Boulevard Saint Germain, en la Ciudad de... Leer m谩s

Cuento de Navidad

Por Eduardo Cerecedo

Est谩 por amanecer el d铆a de la noche buena, pronto ser谩 Navidad… 隆La cena! Mi chequ茅 no sali贸, al igual... Leer m谩s

El humor a modo

Selecci贸n de cuentos de Agust铆n Monsreal

Esta es una m铆nima muestra del trabajo con las historias, con la minificci贸n, que se mezcla a veces, con el... Leer m谩s

El marat贸n del taco

por Alfredo Gali

Un poco t铆mido se acerc贸 a pedir dinero a las personas apelotonadas en la taquer铆a 鈥淓l Retortij贸n鈥, que esa ma帽ana... Leer m谩s

El pueblo de madera

por Rom谩n Guadarrama

Despu茅s de dormir sin sobresaltos, Borchincho despert贸 a las once y media. La energ铆a se derramaba por su cuerpo y... Leer m谩s

En el limbo de tu ausencia

por Jorge Alberto Avenda帽o

Para hacer encabronar a Chonene bastaba con llevarse el carro a dar la vuelta y regresarlo sin gasolina, o comerse... Leer m谩s

Encuentro tard铆o

por Gonzalo Trinidad Valtierra

Para Alex Rojas   Al descender del p煤lpito, el pastor Marc铆n se enjug贸 el sudor con el pa帽uelo color durazno... Leer m谩s

Jugar con fuego

por 脡dgar Adri谩n Mora

La cosa comenz贸 como un juego. Esto, claro, si puede llam谩rsele juego a la malsana costumbre que tengo de arrancar... Leer m谩s