Napoleón en harapos

de Jorge Alberto Avendaño

Por eso le vendí, su cara me dio no sé, confianza, el morro se veía de por ahí de unos... Leer más

En el limbo de tu ausencia

por Jorge Alberto Avendaño

Para hacer encabronar a Chonene bastaba con llevarse el carro a dar la vuelta y regresarlo sin gasolina, o comerse... Leer más
Ir a la barra de herramientas