Los discursos de amor en la obra po茅tica de Jos茅 Francisco Conde Ortega聽(II DE V)

por Enrique L贸pez Aguilar

En聽Vocaci贸n de silencio聽se escucha a algunos poetas asomados como homenajes y formas veladas en los que se intu铆a una formaci贸n personal: el saldo de cuentas con el modernismo, con el bolero y con cierta tradici贸n que gravitaba en torno al quehacer de quien se ha adentrado, como estudioso, en algunas regiones de la literatura mexicana reciente.

El poemario fue crepuscular no s贸lo como acto de inicio, sino por la clase de sentimientos e im谩genes que el autor distribuy贸 entre sus p谩ginas: octubres y hojas sin viento, campos de violetas, tardes declinantes en diciembre, lentas lluvias de junio, camelias adormecidas, senos azules y odaliscas con alas de azucena, pero en Conde exist铆a, desde entonces, el deseo de transgredir la imagen asegurada por la tradici贸n. Su poes铆a admiti贸 la presencia de otras voces porque una fortaleza propia las relativizaba y desplazaba. M谩s que una influencia, debe notarse la intenci贸n de convocar alusiones de la literatura mexicana para jugar con ellas y vaciarlas en una nueva modalidad: la de la poes铆a urbana contempor谩nea.

De aceptar la erudici贸n modernista de Conde, de aceptar el paso del modernismo al bolero, no puede extra帽ar el v铆nculo urbano que ha establecido entre ese patrimonio y el de su poes铆a. Las conversaciones con Francisco en cantinas del Centro o en cervecer铆as de Azcapotzalco, confirman el paso de esa intuici贸n modernista a la plena asimilaci贸n de la nueva urbe en su obra. Si el modernismo fue el primer movimiento literario mexicano que asumi贸 a la ciudad como un espacio nuevo para poetizarlo y extraer de 茅l una nueva sensibilidad, la elecci贸n de Conde no fue casual: su liquidaci贸n personal consisti贸 en cruzar los caminos a trav茅s de un homenaje que la denost贸 y la dignific贸. Sin embargo, en聽Vocaci贸n de silencio聽la ciudad no aparecer铆a con la plenitud con que lo iba a hacer en los siguientes poemarios: se mencionaba de soslayo para privilegiar otros paisajes abstractos: las tardes, la subjetividad frente a la asociaci贸n de sentimientos aglutinados en torno de atm贸sferas.

La ciudad apareci贸 plenamente en 鈥淟a muchacha del Metro I鈥: un encuentro casual en el misterioso y multitudinario sistema de transporte colectivo de Ciudad de M茅xico, llev贸 al autor a una reflexi贸n er贸tica y desolada sobre el mecanismo de los encuentros y desencuentros citadinos: de la contemplaci贸n casi milagrosa de una mujer bella en el Metro, el poeta pas贸 a la conciencia de la fugacidad y el anonimato. Adem谩s de la obvia referencia a Bonifaz Nu帽o, enunciada desde el ep铆grafe del poemario, tambi茅n debe citarse como influencia reconocida la estructura astillada de C茅sar Rodr铆guez Chicharro. M谩s que en la elaboraci贸n de los temas del libro, apareci贸 en la manera como algunas palabras se acomodaban para sugerir el car谩cter disonante de tonos y sentimientos con los que el autor quer铆a matizar la fluidez del texto: 鈥淰铆spera del silencio/ 鈥揳qu铆 es鈥/ aqu铆 donde la pareja/ (驴nosotros?)/ caminamos al borde del abismo.// No es de nuevo la sed/ o tu nombre reventando los t铆mpanos.// Es, acaso, la memoria nocturna,/ la historia de los amantes/ y de los nombres/ 鈥揹os tan s贸lo鈥 tan solos/ que buscan su camino/ en el aire que inventa la noche.鈥

Vocaci贸n de silencio聽fue un libro donde el amor fue contemplado en forma epis贸dica, moment谩nea, fugaz: la plenitud supon铆a la ruptura, la tristeza se agazapaba en la quietud, el encuentro preparaba la despedida; no era visto como inicio de la plenitud, sino como preparaci贸n del olvido y la nostalgia. De ah铆 el car谩cter crepuscular y atardecido del amor en este poemario: la plenitud estaba amenazada por los riesgos de la separaci贸n y en el momento del encuentro nac铆a la conciencia de ser dos, distintos. Si el amor no fue un sentimiento tr谩gico, s铆 fue visto como un poder que desangra a sus protagonistas. Su sabor nost谩lgico se resolvi贸 mediante los 煤ltimos siete sonetos. Cada uno retom贸 los apuntamientos centrales del volumen y les dio una nueva direcci贸n: en ellos estuvo la fuerza que trascendi贸 la aparente languidez de algunos poemas iniciales, la s铆ntesis de las oscilaciones estil铆sticas, tem谩ticas y m茅tricas del resto del libro.

Los tres libros que se intermedian entre聽Vocaci贸n de silencio聽e聽Intruso coraz贸n聽(1994) fueron el vuelco hacia Ciudad de M茅xico, hacia una voz menos preocupada por los saldos con sus ancestros y m谩s orientada hacia la expresi贸n personal.

(Continuar谩)