La ciudad

por Erasmo Nava Espíritu

Vengo de un lugar

de ventanas azules y moradas,

con bordes de pintura

y árboles octagonales;

 

llegué a la ciudad

arquetipo de hombres mestizos,

vestigios de dioses

escritos en piedra y filigrana.

 

Ciudad amada, respetada,

de rituales místicos,

hoy tus hijos te escuchan

como una campana grande y ruidosa.

 

Tus leyendas de humo

rondan los callejones

de misterio y asombro,

con miradas de lince.

 

La soledad entra vestida de rojo

con dosis prolongadas de silencio;

silencio que se apodera de los autos veloces,

que avanza con sus manos levantadas entre la muchedumbre.

Ciudad bañada en ríos,

con rostros repetibles día tras día por tus calles;

en los bares, deambulan

mujeres emblemáticas, abandonadas.

 

Ciudad que disfrutas el aroma de flores insertas en los muros,

de árboles balsámicos y eróticos; ciudad antigua,

renaces con miradas curiosas

al escuchar el vapor que despiden las palabras.

 

Ciudad de encanto, mórbida,

con tus cafés lúgubres, de luz tenue;

parejas que deambulan por las calles trémulas.

 

Ciudad antigua,

tus pasos,

chispas que se pierden

en nostalgias.

 

Es tarde, me despido,

mientras el tren de las 6 parte,

vas conmigo, despejado el valle húmedo

lleno de flores rojas.

 

Aquí te dejo mi adiós

junto al Xitle.

 

Erasmo Nava Espíritu es Poeta y Licenciado en Economía, graduado en el Instituto Politécnico Nacional (IPN); obtuvo el grado de Maestro en Ciencias en Planificación del Desarrollo Regional, en el Instituto Tecnológico de Oaxaca.
Ha publicado los libros de poesía: Oración a los humanos y otros poemas, edición de autor, Ciudad de México, 2002; Cuando los Dioses hablan y otros poemas (de lo cotidiano a lo trascendente), Editorial Garabato, Ciudad de México, 2007; La danza mortal de las Palmeras, Editorial VersodestierrO, Ciudad de México, 2011; y Pasos que rompen la memoria de los años, Altres Costa-Amic Editores, S.A. de C.V. Chula Vista, Puebla, Puebla. México, julio 2015.

 

 

Ir a la barra de herramientas