Kil贸metro cero/La casa del padre

por Hugo Guti茅rrez Vega

Bazar de asombros. La Jornada semanal.

22 de marzo de 2009

Kil贸metro cero, la reuni贸n de libros de Jorge Vald茅s D铆az-V茅lez parte de la obra ganadora del Premio Nacional de Poes铆a Aguascalientes, La puerta giratoria y culmina con Los alebrijes, el poemario que recibi贸 en Espa帽a el Premio Miguel Hern谩ndez. En ella transcurre un periplo po茅tico que nos habla de la constante ascensi贸n del trabajo de Jorge, miembro distinguido de ese gremio de diplom谩ticos escritores que han hecho del viaje una forma de vida, y que se hermanan sin poner reparos con los artistas de los pa铆ses en los que van pasando momentos fundamentales de sus vidas.

El arraigo y el desarraigo son el constante vaiv茅n de esas vidas capaces de parar sus tiendas en cualquier valle o cualquier desierto, y de celebrar los paisajes f铆sicos y humanos que se extienden ante sus ojos. Son muchos los nombres de los integrantes de ese gremio. Vale la pena recordar a Nervo, Rebolledo, Owen, Tablada, Usigli, Paz, Torres Bodet, Maples Arce, Fuentes, Pitol, Del Paso… y m谩s y m谩s. En la actualidad, el gremio est谩 representado por Leandro Arellano, Andr茅s Ordo帽ez, Jorge Vald茅s D铆az-V茅lez, Alejandro Pescador y Alejandro Estivill. Sobre sus espaldas y plumas llevan el peso de una tradici贸n que ha sido importante tanto para las letras como para la actividad diplom谩tica.

Recuerdo a Rodolfo Usigli con especial afecto. Pasaba por Londres y me citaba para que cen谩ramos en un restaurante turco de Chelsea. Al terminar nos 铆bamos al vest铆bulo de su hotel y se pon铆a a leerme lo que hab铆a escrito en los 煤ltimos meses. Los comentarios flu铆an libremente y la jornada terminaba con la lectura de su Pr贸logo del gesticulador. Ahora lo leo de nuevo y me sorprende su notable actualidad. Seguimos siendo un pa铆s de gesticuladores y una buena parte de nuestra vida p煤blica es una mala farsa.

Rebolledo fue un diplom谩tico profesional de ejemplar seriedad. Me contaba su hijo, residente en Oslo, que su padre en sus ratos libres escrib铆a los libros que componen su anchurosa obra, y que contienen algunos de los poemas er贸ticos m谩s intensos de nuestra literatura. Pitol es un buen ejemplo de escritor cosmopolita. Sus constantes viajes le entregaron los temas que forman lo esencial de su obra. Por otra parte, sus muchas lecturas influyeron determinantemente en la creaci贸n de su estilo, de su insuperable manera de decir las cosas.

Cuba, Argentina, Espa帽a, M茅xico, Estados Unidos, Costa Rica, Torre贸n, Saltillo… son muchos los lugares en los que Jorge ha vivido, cumplido puntualmente sus tareas (鈥淎 mi trabajo acudo, con mi dinero pago鈥, dec铆a Machado) y realizado su labor creativa en la que le va la vida de por medio. Su 脥taca es, sin duda, Coahuila. Por 鈥渂osques y espesuras鈥 lleva sobre los hombros esa regi贸n de desiertos, oasis y espejismos, y atesora los momentos iniciales de su amor por la poes铆a.

El viaje y el amor son los temas esenciales de una poes铆a que encontr贸 su forma de decir las cosas y de acercarse a la vida y sus contrastes con ojos deslumbrados, pero tambi茅n con sosiego y con esa sabidur铆a que es mayor cuando se ha poetizado. 鈥淓n donde diga brisa, ciudad que me abandona鈥, dice este viajero desde la terraza de su madurez po茅tica y, como Leopardi, bajo las vagas estrellas de la Osa Mayor contempladas desde la terraza de la casa paterna.