Poemas de Vuelo Raso

Por Alba Laura Boj贸rquez

 

SOBRENOMBRE

A Primo Mendoza

 

Cuando me dices que soy rara
me se帽alas como si fuera una hierba
desconocida por bot谩nicos.
Un alebrije resucitado
con pecas fosforescentes
una sosa amalgama de cart贸n
con alma burda de alambre.

La deformaci贸n la completa tu mirada.
En ella soy alguno de los sobrenombres que inventas a diario.
Tal vez espero emerger como una protesta con escamas
brotes torcidos de puro hartazgo.

驴Qu茅 calor vienen con tu cercan铆a?
Intermitente cuando te molesta
la cacariza faz que tambi茅n llevo oculta.
Cu谩ntas muecas y risas me trae tu iron铆a
cuando Alan Poe reencarna en ti
sin su rabia.

Cuando atiendes a la caricia que le doy a tus cabellos
ebrios de delirio
sobrevienen entonces mejor sobrenombres:
que si soy Aura
mejor Lee
y cuando abriste la puerta que no deb铆as

notaste que sirena tambi茅n soy.

As铆 me buscaste alquimista
como mutaci贸n incomprensible me amaste
traduciendo pacientemente

ese lenguaje de cripta
el canto fugaz del ave raris.

El exotismo m谩s evidente
gran zahor铆
el que otros sin tacto me reclaman
es el gusto kitsch que exhibo
al preferirte.

 

 

 

MUSA

A Lolita mi madre

 

Si茅ntate
si est谩s en movimiento no contemplo tus matices.
Det茅n tu batir
no puedo alcanzarte.
No pienses no digas
s贸lo respira.
Calla para describirte

baja un momento del pedestal

retira t煤 nimbo que me ciega.

Si no te aquietas empezar茅 el poema sin ti.

驴Qu茅 puede temperarte?
驴Qu茅 te tranquilizar铆a?
Destierra la creencia que movi茅ndote
cambiar谩s mi destino.
Es hora que sepas
que solo aceptar茅
que seas mi madre.

 

 

LEERNOS

A Paola mi hija

 

Cuando te extiendo una negativa
recibo alguna de tus adolescentes muecas.
Leo la contracci贸n de tus ojos
el reflejo de un destello fragmentado
la humedad uniforme del p谩rpado
el poema en braille del t煤 iris
abismo color miel que se dilata
que se sombrea bajo las pesta帽as rubias
entonces la sonrisa tensa
en el borde extremo del labio
busca
como ni帽a asustada
la aprobaci贸n de los m铆os.

 

 

 

DE NO VERLES

 

A los ojos les sienta mal
posarse en el punto del que no se escapa.
No mirar algunos versos
como que mi cuerpo no fue a dar a la luz anunciada
sino a un aborto espont谩neo.
Hemorragia tan negra que no se detuvo
como el azoro de sentirme mutilada.

Es mejor que apenas adivine
la cartograf铆a del archipi茅lagos de lunas
donde aguardan los hijos que mueren en el vientre.
Innumerables
posibles nombres que esperaron el bautizo.

Por las noches piden la leche estelar
bajan por el calcio endurecido de mis senos viejos.
No puedo mirarlos con los ojos de ahora
es con el correo puntual de los sue帽os
cuando me entero de su humor y de sus cuitas.
Los hijos del calendario detenido
mis esp铆ritus eternamente peque帽os.

 

 

 

MILAGRO

A Omar

 

Le pregunt茅 a 脡l dise帽ador del universo por t铆:
de 茅ste lado de la dimensi贸n
en el tejido de la incertidumbre
en la progresi贸n de la entrop铆a
sin considerar los multiversos
donde tambi茅n otra traici贸n puede tender su tejido
驴Habr谩 tiempo para otro amor?

 

 

 

EL PARAISO DE MI PADRE
Doctor Alberto Boj贸rquez

 

Fui a visitarte a tu tierra
me recibieron los viejos libros
con las mismas verdades renovadas
me dieron un apret贸n de polvo en las manos.

Cu谩nto insist铆as hace a帽os que me quedase.
Tal vez antes de conocer mi voz definitiva
de ver mi piel blanca
me imaginabas de canela agrietada
como tu piel gruesa de rana
curtida por la sal
resistente a los zancudos de verano.

La corriente de brisa de la playa refresca por las noches
el porche de los grillos olvidados
que repiten los mismos cantos.

Pero los rostros de entonces
que ahora vuelvo a ver
con su tez dorada de indiferencia
con su acento grave y golpeado para pedir por nada
le recuerdan a m铆 esp铆ritu fuere帽o
la arraigada volatilidad que llev贸 en los genes
la prohibici贸n personal que me hice
de volver aqu铆.

Te he dicho:
hace falta un jazm铆n en el patio de atr谩s
nosotros hacemos falta en t煤 sequ铆a.
Pero debo decir ahora
cu谩nto imagino lo sola que debe parecer la ciudad
cuando te ausentas.
El holl铆n que expira el viejo ingenio azucarero
debe descender m谩s silencioso
cuando no esta tu blanca guayabera y tus canas
para recibir la almibarada nieve negra.

La memoria como aquel cerro
custodia una leyenda
驴Sabr谩 de tus modestos recreos de pelota?
驴Sabr谩 la cuadr铆cula generosa de tu ciudad
lo incondicional le que eres?
Que mi padre recorre el f茅rtil valle de su tierra
en su viejo auto.

 

 

 

Ana Laura Boj贸rquez Almaz谩n (ALBA son sus iniciales)

Consejo Editorial
Licenciada en Comunicaci贸n Social por la Universidad Aut贸noma Metropolitana. Ha trabajado para TV UNAM, y cursa la Licenciatura de Letras Hisp谩nicas en la UNAM. Perteneci贸 al colectivo interdisciplinario Los olvidados de Tepito, al colectivo Juntaversos del maestro Sa煤l Ibargoyen; y como parte del colectivo Letras en metamorfosis, recibi贸 el Premio Nacional de Fomento a la Lectura 2010 que otorga el FONCA. Recibi贸 el Premio Nacional de Ensayo Filos贸fico 2014 otorgado por Ediciones Zigurat. Ha publicado la plaquette Agalma en Ediciones Marea baja en 2018 y algunos poemas en antolog铆as y revistas de la Ciudad de M茅xico. Mantiene in茅dito su poemario Vuelo raso.聽Subdirectora de la revista Vuelo de jaguar.