Siguiendo rastro de papeles de Jonathan Harrington

Versi贸n en espa帽ol por Fer de la Cruz y Susana Barradas

Lo primero que se conoce de聽Jonathan Harrington聽es su voz, con franqueza, emite el espa帽ol, idioma al que controla en su sonoridad y complejidad sint谩ctica, su voz, transferida a la letra impresa conserva ese estilo libre-americano en聽Rastro de papeles selecci贸n de poemas (Ediciones Cocodrilo, 2016) donde nos hace entrega de una serie tem谩tica en verso como si se tratase de una colecci贸n de relatos, con un estilo po茅tico que desarrolla en su propio tiempo (lo que llamar铆amos timing) un estilo depurado de estrategias para mostrar al lector cierta polifon铆a, otras voces y acentos que, dentro del poema, se expresan en di谩logos internos (s铆, dentro del poema) que 茅l construye a trav茅s del verso con gran naturalidad sobre dos elementos: en primer lugar por medio del uso realista de jergas y registros conversacionales, en los que vemos variedades del ingl茅s, por ejemplo, y en segundo lugar, por medio de la selecci贸n de detalles reveladores acerca de una situaci贸n no expl铆citamente narrada, m谩s bien, metaforizada.

Abierto a una pluralidad de temas, intereses y problemas, cada poema es presentado por diversos protagonistas, ejercicio de estilo comenzando por el mismo poeta: Aqu铆 estoy/ y 茅sta es mi vida:/este cuarto/ (aqu铆 en esta ciudad/a miles de kil贸metros/ de donde yo nac铆), personajes que pertenecen a distinta clase social, g茅nero,聽 grupo de edad y nacionalidad (baste saber los t铆tulos de los poemas:聽Una visita de pap谩, Ciego, la esposa de Lot, Los muertos, Ermita帽os, El hijo de la funeraria) 聽que comparten un destino com煤n en nuestro tiempo, el de ser parte de un mosaico en el que se recoge una cr铆tica a la vacuidad del estatus de聽vida moderna.

Existe en estos poemas, la 聽pretensi贸n de hacer verdadero el mensaje, podemos rescatar de ellos un discurso veros铆mil que se genera y en el que se define un momento de verdad聽porque incorpora situaciones de referencialidad al contexto hist贸rico, tal como sucede dentro del poema,聽Rastro de papeles聽(Versi贸n en espa帽ol por Fernando de la Cruz), del cual se reproduce aqu铆 un fragmento, mismo que refleja lo acontecido durante el atentado al World Trade Center el 11 de Septiembre de 2001 en Nueva York:

Rastro de papeles

聽聽聽 聽聽聽聽聽聽 聽鈥淟os trozos de papel[鈥se deslizaron al cielo el martes y cayeron a la tierra a

聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽 聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽 kil贸metros de distancia en Brooklyn鈥.

Lluvia de documentos:

memorandos, curr铆culos, faxes y contratos,

mensajes telef贸nicos y reportes de gastos.

Entre ellos una hoja

desprendida del bloc entra volando

por la ventana abierta

de una casa Brownstone en Carroll Gardens,

como ep铆stola directa de los 谩ngeles

sobre la mesa de una anciana viuda.

Lo vira y lo coloca frente a ella,

entre sorbos de t茅:

un mensaje ca铆do de los cielos,

envuelto en misticismo;

una nota rosada

de un bloc con el membrete

Mientras estabas fuera:

Para; Paul

D铆a: 11 de septiembre, 2001

Hora: 8:40 AM

La opci贸n聽Dej贸 mensaje telef贸nico, marcada.

 

Sin embargo, el relativismo cultural limita lo testimonial, m谩s all谩 del tono autobiogr谩fico se establece un pacto entre estos poemas y el receptor cuando la realidad aparece ante los ojos del lector聽 y 茅ste, se enfrenta de una manera activa para enfrentarse a los discursos propios a veces dirigidos por un condicionamiento ideol贸gico. Es posible trazar paralelismo entre 茅sta y otras obras que refieren a un hecho hist贸rico, lo cual s贸lo habla de la riqueza de este poeta, de su habilidad para trazar an茅cdotas, delinear retratos, de su sed de aventura y viaje, de su reposada distancia. Nos deja la aventura, los detalles de los lugares que conoci贸 y de las personas con las cuales tuvo relaci贸n. Utiliza el poeta, un lenguaje com煤n, apartado de lo confuso, y sin embargo, tan cercano a la met谩fora de su realidad individual de poeta inmerso en situaciones cotidianas, profundamente sociales聽 y al mismo tiempo humanas.

 

Esposado a la rocola聽(Fragmento, 1983, versi贸n en espa帽ol por Susana Barradas)

 

Suena el tel茅fono

despierto

caigo de la cama

estiro mi brazo roto

contesto el tel茅fono

es la empresa hipotecaria

se ha recuperado mi casa

debo ir a su oficina

a firmar papeles

as铆 que subo a mi carro

pero atropello una ciclista

que sostiene su cuello roto

y comienza a gritar

Demandar茅

la subo a mi carro

vamos a Emergencias

donde un polic铆a me arresta

pero de camino a la c谩rcel

se topa con un viejo amigo

van a un bar

por unas cervezas

me llevan con ellos

me esposan a la rocola

el bar se incendia

el polic铆a huye por la puerta trasera

entra un bombero

y de un tajo con un hacha

libera mi mu帽eca atada a la rocola

salimos corriendo

Su recorrido incluye tambi茅n peque帽as vicisitudes de la vida, rupturas, en donde s贸lo se dejan las cosas como deben ser y la vida sigue su ritmo normal. Esto es com煤n en la realidad de la vida y en la cotidianidad de las relaciones interpersonales, con m谩s raz贸n se puede afirmar que es realista y que adem谩s conserva la curiosidad, indagar la vida de un personaje, traer al presente algo que ocurri贸 tiempo atr谩s.

 

Aqu铆聽聽

(Versi贸n en espa帽ol por Fernando de la Cruz)

 

Pas贸 en una autopista de Florida

en un punto cualquiera

entre Orlando y West Palm Beach:

una joven hermosa y elegante,

claramente alterada,

vagaba sola entre los comedores,

dentro del parador

donde los conductores se detienen

a comprar golosinas y refrescos.

O铆 sus balbuceos

mientras importunaba al anciano caballero

de bermudas y lentes oscuros,

con el dedo ya fijo en el bot贸n

dispensador de M&Ms.

Yo compraba Doritos a su lado

cuando ella pregunt贸:

-Por qu茅 estamos aqu铆?

El viejo carraspe贸 sin afectarse

y asinti贸 con el gesto tiernamente bronceado.

-驴A d贸nde me dirijo?-suplic贸 casi en l谩grimas.

-驴D贸nde estoy?

脡l indic贸 hacia el mapa en la pared,

toc贸 de forma casi cari帽osa

aquella flecha roja que se帽ala

la ubicaci贸n exacta en la autopista,

Y con la cortes铆a sure帽a, legendaria,

se帽al贸 las palabras en negritas, debajo de la flecha:

-Se帽ora,-ley贸 el viejo gentilmente-

 

  1. EST脕 AQU脥.

 

La 聽recurrencia聽 a聽 lugares聽 geogr谩ficos聽 tan concretos聽 como opuestos, 聽Florida, 聽Nueva York o Xpuh谩 en la Riviera Maya, ubican聽 al聽 lector聽 en聽 un聽 espacio聽 determinado, sea lejano o pr贸ximo, en unas coordenadas espacio temporales que corresponden a coordenadas hist贸ricas y culturales muy bien definidas, siendo el poeta un viajero, esta cl谩usula se abre para permear su poes铆a cosmopolita, unida a la experiencia del emigrante que se integra al entorno.

Desde el a帽o 1983 hasta la d茅cada que incluye al a帽o 2014, el tiempo o cronolog铆a nos concede el privilegio de asomarnos al detalle a los hechos cotidianos, a veces triviales otras ocasiones maravillosos o sobrenaturales; Jonathan Harrington聽les da gran importancia relacion谩ndolos con una significaci贸n universal.

Al hablar de significaci贸n universal, me refiero a 聽trascendencia del poema, que ser谩 aceptado como v谩lido y real en cualquier 茅poca desde la cual el lector se enfrente al texto. El significado que se establece dentro del poema, no es est谩tico, es din谩mico, propone, pregunta y forma el sentido de la voz po茅tica, misma que llega a conformar un pacto autobiogr谩fico impl铆cito por la existencia de palabras provenientes de su historia de vida聽 con un resultado real, el criticismo personal, lo personal como l铆mite del conocimiento y entendimiento que se escribe y se reescribe a partir de los ojos del lector.