Entrevista a José Francisco Conde Ortega

por Eduardo Cerecedo

JOSÉ FRANCISCO CONDE ORTEGA. Nació en Atlixco, Puebla, el 25 de octubre de 1951. Cronista, ensayista y poeta. Estudió lengua y literaturas hispánicas en la FFy L de la UNAM. Ha sido profesor de la UAM-A. Colaborador de Casa del Tiempo, El Nacional, Quimera, Revista Mexicana de Cultura, Revista Universidad de México y Sábado.

Obra publicada

Crónica: Amor de la calle (colectivo), Tintas Editores, 1990. ||La esquina de los hombres solos, Daga, 1998. || Que nada cambiará bajo tu piel, Origami, 2003.

Cuento: El destino de la musa, Ficticia (Biblioteca de Cuento Anís del Mono), 2005.

Ensayo: Homenaje a Malcolm Lowry en sus ochenta años (colectivo), UAM, 1989. || José Joaquín Arcadio Pagaza y el siglo XIX mexicano, UAM, 1991. || Gabriel García Márquez. Celebración del 25º Aniversario de Cien años de soledad (opiniones y anécdotas, en colaboración con Óscar Mata y Arturo Trejo Villafuerte), UAM, 1992. || Diálogo de octubre. Ensayos de literatura mexicana, IHC, 1993. || Dramas románticos del siglo XX, Conaculta, 1994. || Diálogo inmediato, Conaculta/CND/ICA (Los Cincuenta), 1996. || Diálogos en voz baja, SOGEM/IPN, 2000. ||Diálogo de espejos, UAM, 2009.

Poesía: Vocación de silencio, UAM, 1985. || La sed del marinero que regresa, UAM (Laberinto), 1988. || Para perder tus ojos, UAZ, 1990. || Los lobos viven del viento, UNAM (El Ala del Tigre), 1992. || Imagen de la sombra, Toque de Poesía, Guadalajara, 1994. || Intruso corazón, UAM–A, 1994. || Rosa de agosto, Arlequín, 1995. || Estudios para un cuerpo, Tintas, 1996. || La arena de los días, Daga, Carmesí Coagulada, 1999. || Práctica de lobo, UAM-A (Libros del Laberinto), 2001. || Los cuadernos de febrero, UAM, 2006. || Fiel de amor, Praxis, 2011. Espina del tiempo, Antología, FOEM, 2013, Colección Letras: Summa de días. Con prólogo de Eduardo Cerecedo y Canto del guerrero, UAM, 2017, Colec. Pez en el agua, Serie: Poesía.

Antología: Fiera urgencia del día, Ediciones Talión, 2007.

 

                              

1.- Por qué escribir en estos tiempos?

R.- Porque ahora, y en cualquier tiempo, es la única manera válida de certificar que está uno vivo. Y asumir esa responsabilidad –como quería Sartre—es aceptar la libertad de una existencia digna.

2.- Sabemos que escribes poemas, cuentos, crónica, ensayo, haces periodismo cultural, das clases. ¿Qué género se te hace más complicado?

R.- Cada género tiene su andadura y su razón de ser. Al enfrentar la hoja en blanco, yo debo saber que cada letra es una confrontación entre la tradición literaria y la experiencia personal. Es decir, la búsqueda de una ética, una estética y un resultado verbal intransferible. Así, cada texto exige una forma –género—específica.

3.- ¿En qué, consiste escribir?

R.- En hacer tangible ese deseo imposible de los que no tenemos más fe que la escritura.

4.- ¿Con qué otras artes se siente más cercana tu obra?

R.- Quiero creer que, en primer lugar, con la música; y, en segundo, con la pintura. Yo hubiera querido ser cantante de ópera. Me conformo con escuchar obsesivamente las grandes obras de la tradición musical, y admirar, hasta la ensoñación, la obra de los clásicos de la pintura.

5.- Define ¿Qué es la disciplina, en tu caso?

R.- Es fundamental. No hay trabajo mínimamente certero si no existe la voluntad de la disciplina. Existe la musa, pero de encontrarme trabajando, para decirlo con un lugar común.

6.- ¿A qué hora del día escribes?

R.- Antes prefería la noche, por la venturosa sensación del silencio armonioso, un poco a la manera de san Juan de la Cruz. Por los problemas de mis ojos, ahora busco escribir en las mañanas, cuando mis responsabilidades docentes me lo permiten.

7.- ¿Cita a tres autores que hayan influido en tus obras  literaria.

R.- Es una pregunta difícil. En este momento podría decir que Gutiérrez Nájera, san Juan de la Cruz y Rubén Bonifaz Nuño.

8.-  ¿Crees que Salvador Díaz Mirón, Manuel José Othón, Javier Villaurrutia, Pablo Neruda,  tengan cierta presencia en tu obra, si es así en cuál?

R.- Seguramente. Sobre todo en su manera de arriesgar con el lenguaje.

9.- ¿Qué proyectos personales te han dejado más satisfecho?

R.- Como escribió Neruda, en el prólogo a El hondero entusiasta, cada libro es testimonio cierto de su momento. Pero forzando un poco las cosas, pienso en Rosa de agosto, Intruso corazón y Canto del guerrero, que está por aparecer.

10.-  ¿Describe lo que estás leyendo actualmente?

R.- Tengo dos obsesiones. Mi regreso a los clásicos. En este momento La Iliada y Las metamorfosis; y a Flaubert en francés.

11.- ¿Por qué leer a los clásicos?

R.- Porque ellos definieron al mundo –cundo menos Occidente—tal como lo conocemos.

12.- ¿Cita a tres autores del Estado de México  que recomiendes por lo importante de su obra?

R.- Altamirano –Guerrero era parte del Estado de México cuando él vivía–, Ignacio Ramírez y Joaquín Arcadio Pagaza.

13.- ¿Cómo ves la poesía, es decir, la escrita en México, cita cinco autores  que admires?

R.- Por fortuna goza de cabal salud. Si te refieres a la actualidad, me interesa la obra, entre otros, de Vicente Quirarte, Rolando Rosas Galicia, Mario Calderón, Silvia Tomasa Rivera y Héctor Carreto.

14.- ¿Qué recomiendas leer de los poetas  mexicanos?

R.- Desde Lascas hasta Calacas, hay cuando menos cincuenta poemarios imprescindibles.

15.- ¿Cómo ves la cuestión política del país en estos tiempos preelectorales en México?

R.- Cada vez más sucia. Es muy claro el juego de tomar posiciones políticas para ganancias personales.

16.-¿Qué opinas sobre los premios literarios?

R.- Invariablemente responden a intereses de grupo. Siempre ha sido así. Sólo que en estos tiempos la grilla se ha encarnizado. Yo los miro desde lejos, sin quejas ni pesadumbre.

17.- ¿Crees en la política?

R.- Solamente en el sentido aristotélico. Es decir, como una responsabilidad ciudadana. Evidentemente, la política a la mexicana es un estercolero cada vez más hediondo.

Muchas gracias José Francisco Conde Ortega por tus comentarios, tus respuestas, siempre alentadoras. Quede aquí pues  -como un testimonio- el pulso del poeta con sus lectores. Un abrazo maestro.

EDUARDO CERECEDO,  PRIMAVERA DE 2017, CDMX.

Director Editorial

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *