Soplo de ceniza. Una premonici贸n y sorpresa

por Uriel Delgado M茅ndez

Es imprescindible en alguna biblioteca, librer铆a o colecci贸n; que聽 se diga como tal, un libro del poeta Eduardo Cerecedo. Un poeta de calidad mundial que por cualquier rinc贸n, por donde pasa el poeta, se le aclama por su rigor y belleza po茅tica y otra joya a la literatura mexicana de este siglo es Soplo de ceniza, donde la visi贸n del poeta cambia, no en esencia, sino en 贸ptica, desde un cristal sombr铆o donde el manglar se cubre de noche y se viste de gala para recibir el soplo de ceniza.

Sin duda alguna, este libro es una premonici贸n de sorpresa, pues nace el mism铆simo mi茅rcoles de ceniza c贸mo un augurio de prosperidad y 聽saciedad ante la ofrenda de estos versos 聽donde el soplo ya no es de vida.

 

El autor en esta pieza maestra busca el brillo en la noche, la luz en la oscuridad, con la fuerza con la que David venci贸 a Goliat. Busca desesperadamente respuestas ante la oscuridad de la noche, pregunt谩ndole al follaje, a los caudales, a la lluvia de marzo y a las flores 驴Cu谩l es el misterio que brota cuando la luna se asoma? Pareciera que de d铆a son una vida y de noche una muerte que con los versos de Eduardo Cerecedo reviven cada vez que se lee.

 

Cito 鈥淓l amor es una trampa de acamayas鈥 Las acamayas son como la cruza de un camar贸n con una langosta, no tengo el placer de haber probado su sabor, pero en palabras del autor son deliciosas como el amor. Y las acamayas son como el amor, uno debe de ser sigiloso, h谩bil y paciente para atrapar tan exquisito manjar.

 

Y lo aqu铆 escrito avanza, como los versos a la noche, noches sin贸nimos de encuentro, de complicidad y misterio. Noches jugando con el tiempo, martes, jueves, mi茅rcoles, es indiferente al d铆a y amiga del vac铆o. El autor en este libro cubre cada p谩gina con un velo de curiosidad ante el cosmos, y pone cristal a una mirada m谩s all谩 de la negrura de la noche, un latido m谩s all谩 del pulso.

 

Soplo de ceniza, es sin duda un poemario que expone un flanco sensible y suspicaz del alma de Eduardo Cerecedo, es como si su ni帽o interno vistiera de negro y en su curiosidad por lo que hay m谩s all谩 de la noche, m谩s all谩 de como la madera crece trazara una senda hacia lo desconocido, hacia el lado B del casette. Es exquisito leer el equilibrio perfecto entre lo t茅trico, lo dulce y lo mortuorio en Soplo de Ceniza en contraste de versos de poemarios pasados donde se celebra con alcohol, se extas铆a con el manglar y funde el amor con el 聽erotismo.

 

Contrastes que uno puede mirar en el siguiente verso cito 鈥渉oy pido la frescura de las rosas en la mordida al cuello, la fiebre mantequilla en lo dulce las hormigas鈥

 

En esta delicia de versos el tiempo es un ingrediente fundamental, nacemos con premura del tiempo, y aqu铆 lo escrito avanza, avanza como nuestra vidas llenas de noche y en caso del autor llenos de selva, llenos de naturaleza. Eduardo Cerecedo es un genio al hablar de la naturaleza, pareciera ser que habla con ella, que cuando se cre贸 se hizo al ritmo de sus versos. Las piedras, el agua, la humedad, la lluvia, estanques de nubes, noches l铆quidas para beber, hierba que cubre la lengua, mares de estrellas y as铆 el poeta en su labor de ser Dios purifica y crea a partir del poema su mundo, un mundo que nos comparte como creaci贸n literaria pero abarca m谩s all谩 del alma en la sensibilidad que uno guarda en la noche.

Cito.

Poema ( XIX, p. 31)

En Soplo de ceniza hay peque帽os soplos de amor, un amor que se entiende desde la conjugaci贸n de los elementos naturales a los elementos carnales. Cito:

XXVII聽 ( p. 39)

Y as铆 como este poema nos encontramos a lo largo del libro, destellos de luz con ritmo en s铆stole del coraz贸n. Un amor de canto de aves, de susurros de r铆os, de soplos de ceniza.

 

Eduardo Cerecedo, Soplo de ceniza, Departamento de literatura, Textos de Difusi贸n Cultural, UNAM, 2019. Serie Poes铆a. (88 pp.)