Valoración moral y filosofía en Trópicos I de Eduardo Cerecedo

por Josué Ramírez

Hoy nos encontramos no por azar y sí por circunstancia Eduardo Cerecedo y yo; y él, generoso, como es costumbre suya, me obsequió su libro “Trópicos I”, una antología personal con corte temático y subtemáticos de la docena de libros que ha publicado a partir de 1992 a 2014. Yo traía un ejemplar de mi “Deniz” que pretendía entregar a un amigo y pues vi la ocasión y cambié el destinatario. Como aún no le quitaba el forro de celofán… fue oportuno. Durante las esperas de turno y el trayecto en metro leí poemas de una y otra parte del libro y puedo decir con toda franqueza y gusto que son poemas bellos, por el sosiego de su cadencia, por la claridad de su imágenes, es decir, porque en esas imágenes se ve el mundo, los espacios y la valoración moral y filosófica que de ellos hace el poeta veracruzano y la aproximación estética que logra. Me gusta su capacidad sosegada, que no ignora el ansia de nuestro presente, impregnado de indignación y miedo, porque Cerecedo sabe que en este mundo no sólo existen las rimas de caos y catástrofes. Celebra sin ingenuidad, enuncia la realidad sin embeleso, trascribe sus estados de ánimo sin exagerar. Un poeta de precisiones.

Además la edición está bien bonita: pasta dura, con barniz a registro, hojas de cortesía, y un CD donde Eduardo lee sus poemas. Me gusta la poesía realista, la que no hace sino descubrir las metáforas aún no dichas en las realidades interconectadas ahora y no se anda dando de golpes de pecho mesiánicos, culposos, calibrados por la acedia de la vanidad vacía. Y bueno, para quien ocupe, lo publicó el Fondo Editorial del Estado de México.

 

Eduardo Cerecedo, Trópicos I. Antología Personal, FOEM, 2015. Colección Letras: Summa de días. Prólogo de Armando Oviedo.